14/6/2013

Cosas que han ido pasando y no escribí aquí (1): Tazas pequeñeciles

¿Sabéis cuando intentas hacer las cosas bien, con tiempo, y todo (o casi) se confabula en tu contra para evitar que ocurra como habías planeado?

Pues algo así pasó con el regalo que le hice a mi chico por su cumpleaños allá por octubre.

Se me ocurrió regalarle una taza. Bueno una para él y otra para mí (me van los regalos desinteresados) porque siempre que iba a Madrid tenía que utilizar una de las tazas de sus compañeros, una muy molona de una cabra subida a una escalera (imagen de la productora Globomedia) pero que no era mía, aunque estaba planeando un robo del que nunca podrían culparme...

Además, era requisito indispensable que fuesen originales, así que puse mis neuronas a pensar, y ojeando el blog Pequeñeces, de mi amiga Etringita, me reencontré con unos ciclistas riquiños que ya me habían enamorado cuando los publicó. A J le encantan las bicis (tiene dos, y las dos rompen la pana de lo chulas que son) y, para mayor gloria de la ñoñez de la que de cuando en cuando hago gala, eran chica y chico, ¿qué más se podía pedir? 

Me puse en contacto con Etringita para contarle mi idea y hacer negocios. Todo lo que tuvo que ver con ella fue como la seda, me hizo un presupuesto por el trabajo de adaptación del diseño para la impresión en las tazas y me sugirió llevarlas yo a imprimir en vez de hacerlo ella para que me ahorrase los gastos de envío. Además de una artista increíble, es una persona fantástica, si algún día hacéis tratos con ella podréis comprobarlo.

Como digo, hasta aquí todo iba perfecto, en tiempo, en precio, en atención al cliente... pero una vez tuve que tratar con otras personas, los problemas no dejaron de aparecer.

Me acerqué a varios sitios a preguntar precios, y aluciné con la incompetencia del personal. Desde los malos modos a la ignorancia absoluta de los productos que venden, pasando por cambios alarmantes de presupuesto de un día para otro y, lo más acojonante de todo, en una de las tiendas me sugirieron recortar la ilustración, que total "la artista no se va a enterar". Con un par. Después del estupor inicial le dije que no iba a modificar una ilustración por la que había pagado, no sólo por el hecho de que me hubiera costado dinero, sino porque me parecía una falta de respeto hacia la persona que había invertido su tiempo en hacerla, y la dependienta me miró como si fuese un bicho raro. Con otro par. 

Total, que el día que fui a encargar las tazas definitivamente, de pronto el plazo de entrega pasó de 5 días a "unos 10 o 12" para acabar siendo, tras mis quejas de que aquello no era nada profesional por su parte, un "como mínimo 15 días, la verdad".

Yo me iba en 8 días a Madrid, y la idea era llevarlas conmigo, así que me fui de allí con un cabreo de tres pares de narices. Y sin tazas, claro.

Intenté contactar con un par de tiendas en Madrid, pero parece ser que tienen correo de contacto en sus páginas web porque quedaba feo no ponerlo, ya que a día de hoy, 9 meses después, no he obtenido respuesta. Me parece increíble, les debe sobrar el trabajo.

Así que llegué a Madrid, y tuve que explicarle a J, en mi tono más dramático y nada sobreactuado, que todo el mundo se había puesto en mi contra para evitar que pudiera hacerle el regalo tan genial que le había dicho que iba a hacerle... sí, soy un poco bocazas, y estaba tan emocionada con el tema que se me escapó decirle que iba a hacerle un regalo muy chulo. Así soy, amigos.

Total, que en un último intento, me acerqué a una de las tiendas madrileñas, y cual fue mi sorpresa cuando me dijeron que en 24 horas tendrían el pedido hecho... ¿qué había pasado con los "mínimo 15 días" de Pontevedra?

Finalmente, y pese a mi indiscreción anterior, conseguí sorprender a J. con el regalo, ya que a esas alturas de la película no se lo esperaba, y creo que le hizo bastante ilusión.




 (Cada una tiene el pollo, símbolo de autenticidad)

Al final las tazas me salieron un pelín más caras que si Etringita las hubiera impreso y me las hubiera enviado, cosa bastante sorprendente, pero entonces no habría tenido nada que contaros a parte de que las tazas quedaron chulísimas. Es el precio de la historia.

Como regalo para Etringita hicimos un par de gifs animados con unas cuantas fotos, podéis verlos en Pequeñeces.

10/4/2013

Conejitos de Pascua


Yo no tengo ahijados, así que tampoco tengo obligaciones pascuales. No tengo que regalar roscas (que es lo que me regala mi madrina a mí ¡gracias madrina!), ni bizcochos, ni monas, ni huevos de Pascua. Tampoco tengo sobrinos.

Pero mi chico (¡hola!) sí, él tiene dos preciosas sobrinas con nombres de flor, y un ahijado, un niño rubito y encantador, con una hermana igual de rubita y encantadora, hijos de un amigo de la infancia.

El plan para esta Semana Santa era pasar unos días en Alicante, y como tanto la familia de las florecillas como la de los rubitos tienen algunas tradiciones ¿centroeuropeas?, cuando ví estos conejitos de Pascua tan monos inmediatamente pensé en regalarles uno a cada uno.


Cuando imprimí el patrón, me di cuenta de que eran más pequeños de lo que esperaba, así que amplié la escala... y ahí empezaron los cambios.

Para empezar, no me gustaron nada las orejas en pico, los conejitos de verdad tienen orejas redondeadas, así que a redondear... y además quedaban un poco sosillas, así que a darle profundidad con un añadido...



La mejor modificación de todas se reveló al rellenarlos con huevos de chocolate, y fue añadirles un rabito blando y redondo. Aunque en un principio parecía meramente decorativo, una vez lleno y atado con el lazo, el rabito hacía que el conejo estuviera más o menos de pie (minipunto para mí).



Al final en vez de los cuatro que os he dicho, acabé haciendo seis, ya que mi madre me pidió otros dos para regalárselos a unos niños de la familia.
¡Casi montamos una granja!


Sólo pudimos dárselos directamente a las florecillas, pero espero que a todos les hayan gustado tanto como a ellas.

No sé si había publicado alguna vez por aquí las cosas que voy haciendo, pero a partir de ahora, y como método para retomar lo de escribir en el blog, va a ser más frecuente (y si de paso alguno se anima a hacerme algún encargo, pues mejor que mejor, jejejeje). 

26/11/2012

Conversaciones con Irene

Acabo de tener un enfrentamiento dialéctico online con Irene Bot de Renfe (a mí me gusta llamarla así, con nombre y apellidos).

Como la respuesta a mi primera pregunta me parece bastante imprecisa, inserto sólo el código de error que me da al intentar cerrar un billete, y le doy a enviar.

"Me parece que me tomas por un buscador, imagina que estás en un chat y formule sus preguntas de manera natural." me dice la muy zorrupia, juraría que hasta me mira condescendiente.

"A mí me parecen muy poco satisfactorias tus respuestas y no digo nada" le respondo yo.

"Me temo que no tengo respuesta para eso. " me responde Irene Bot de Renfe.

"Lo suponía ¿La gente está satisfecha con tu trabajo Irene?" contraataco.

Y es entonces, cuando Irene, tras un par de muecas, me ofrece trabajar en Renfe.

Creo que es el "Si te crees que lo vas a hacer tú mejor, inténtalo, bonita" más elegante que he visto en mi vida.

31/8/2012

Diario de viaje

   
Se acaba agosto, llega la temida y totalmente surrealista subida del IVA, y por eso, para que os salga más barato leerme, publico hoy la crónica fotográfica del mes de agosto.

Ah, que os habéis dado cuenta de que siempre las escribo el último día del mes así que eso no cuela... bueno, chicos, menos quejas, que voy a asumir la subida del IVA para que no repercuta en vuestros bolsillos. Yo soy así, generosa con mis pocos lectores... ¿Hay alguien ahí?

En fin, que me dejo de tonterías. Como el año pasado, el tema que nos propuso Jackie este mes en LVM  era "Diario de viaje". Contar un poco si hemos viajado a algún sitio, o si hemos hecho algo fuera de lo rutinario.

La verdad es que cuando hace unos meses estaba bien jodida con esto del PFC, me imaginaba un verano muy distinto del que he tenido. Claro que como tampoco lo del PFC salió como esperaba, y me toca seguir la tortura un poco más... así que... no puedo quejarme.

Al menos estuve unos días en Madrid: calor, calor, calor, CALOOOOR y un montón de sequedad ambiental.

Centro de Estudios Hidrográficos

Dentro del Palacio de Cristal

Anochece en Matadero

Y otros pocos en Alicante: calor, calor, CHICHARRAS A TODAS LAS PUÑETERAS HORAS y un montón de humedad ambiental.

Callejas alicantinas

La cara del moro

Imagina una pasarela al mar

Lo cierto es que nunca pensé que iría voluntariamente a Madrid en pleno agosto, y Madrid quiso agasajarme con una ola de calor, para que me queden muchas muchas ganas de repetirlo.
Venga, va, quitando lo de las horas en las que el infierno se abre y conecta con la ciudad, no está mal poder pasear de noche sin necesidad de una chaqueta. 

Tampoco entraba en mis planes lo de ir a Alicante y bañarme en el Mediterráneo en esas fechas, y oye... no, no tiene su punto, el Mediterráneo mola en marzo, mola en junio, y puede que esté muy guay en otros meses que yo no haya probado, pero en agosto está CALIENTE como el pis. Tiene que haber un término medio entre el agua helada de algunas playas gallegas y eso. Tiene que haberlo, pero yo aún no lo he encontrado, os informaré si lo descubro algún día. 
Lo de las chicharras hace que mi estima por la gente de esta zona aumente un poco, alguien que soporta esa tortura día tras día mientras dura el calor sin volverse loco de remate tiene mérito.

Al margen de las cosas que cuento en las fotos (pinchad aquí para verlas todas juntas o en cada una de las imágenes para descubrirlas), también estuve un día en Benifato, y osé bañarme en el río Guadalest, este sí estaba frío.

Y como coronación de esas dos semanas de desconexión, un viaje en coche Alicante-Madrid por la tarde, con un sol de justicia, y esos paisajes de la llanura manchega que a mí personalmente me hacen pensar en por qué la gente querría vivir ahí de forma voluntaria.

Entre las cosas curiosas de este viaje en coche, estuvo el salir un momento de la ¿autopista? ¿autovía? para descansar las piernas en el medio de Cuenca y descubrir que estábamos en el pueblo donde se murió Nino Bravo, Villarrubio. 

   
Justo a la entrada tienen esta cruz, que, creedme, da mal rollo, sobre todo si te recorres 100 metros del pueblo y no ves a un alma... y descubres que el sitio donde has decidido aparcar no es otro que la entrada al cementerio... ¡YUYU!

No hice muchas fotos en parte porque durante el día apenas salía de casa por miedo a estallar en llamas, en parte porque el calor debe ablandarme las neuronas que se interesan por la fotografía, y pocas de las que hice me han parecido pasables. Donde sí tenéis fotos interesantes es en el grupo.

¡A ver qué nos depara septiembre!



31/7/2012

Tesoros urbanos, el botín

El tema de julio de LVM ha vuelto a ser este año "La búsqueda del tesoro urbano".
Al igual que hace un año, ha sido una experiencia muy enriquecedora recorrer la ciudad (o más bien las ciudades, traté de encontrar tesoros en 3, aunque finalmente sólo colgué hallazgos de A Coruña y Pontevedra) con los ojos bien abiertos, a la caza de los 12 tesoros propuestos por Jackie. Y exactamente igual que el año pasado, pocas veces acabé colgando lo que tenía en mente al salir de casa con la cámara, creo que eso es parte del encanto de la búsqueda.

Lo que sí he intentado es darle un poco de unidad a la serie, aunque en un par de fotos me ha sido difícil conseguir el ambiente urbano que quería, sobre todo en la última, la del helado.

Con todo, estoy muy satisfecha con el resultado.

El botín tras un mes de búsqueda:


Como siempre, en el grupo hay fotos fantásticas.


25/6/2012

¡No pasaréis!

El sábado tuve la experiencia más surrealista ocurrida una noche de San Juan que puedo recordar.
Supera con creces a aquel año que  tres señores de la hoguera de al lado, con edad para ser nuestros padres, nos gritaban en calzoncillos: "¿Nos lo quitamos todo?"... Esto... ehmmm... NO, POR DIOS.

Resulta que una amiga de una amiga tiene un piso con terraza y propuso hacer una barbacoa/sardiñada.

A mí, invadida por el espíritu de la buena invitada, se me ocurrió hacer un bizcocho para la ocasión (está mal que yo lo diga, pero me salió riquísimo).

Hasta ahí todo normal.

Llegamos y me veo obligada a ver medio partido de la Eurocopa, entre comentarios sobre guiñoles, lo poco agraciado que es Ribéry (curiosamente, y pese a ser la menos futbolera de toda la concurrencia, sólo yo sabía a que se deben sus cicatrices), y demás comentarios patrióticos (me mondo) aliñados por los odios personales de alguno de los presentes hacia uno u otro jugador español.

No me hizo gracia tener que ver el partido porque estoy haciendo huelga copera por cuestiones que nada tienen que ver con el deporte, sino con cierta exención fiscal (aquí os podéis mondar vosotros de mí si queréis). Tócate los cojones. Curiosamente (otra vez) sólo un par de los asistentes teníamos conocimiento de esto.

Hasta aquí todo... más o menos normal. 

El piso tiene una distribución curiosa. Se accede directamente al salón, a la derecha la terraza, al fondo a la izquierda, una puerta que comunica con el resto de las estancias.  

Acaba el partido, y empieza el movimiento, poner música, colocar y preparar las parrillas, hacer las brasas, seguir bebiendo sangría...

Llega el esperado momento en el que las brasas tuvieron la aprobación general, y hay que ir a por la carne y las sardinas a la cocina.

Y aquí fue cuando todo dejó de ser normal.

De pronto aquella puerta en la que nadie había reparado más que para cerrarla y que el humo no invadiese la casa tomó protagonismo. Y lo tomó a lo grande. de repente 13 personas estábamos totalmente concentradas en aquella dichosa puerta. Aquella puerta no hacía su trabajo. Aquella puerta no se abría. DRAMA.

Las brasas a punto. Pasadas las once de la noche, y trece personas adultas hambrientas a un lado de la puerta, y toda la comida y la bebida, al otro. DRAMA TOCHO.

Prueban con todas las llaves que hay de ese piso. Prueban con tarjetas de crédito, con plásticos varios. Prueban con una horquilla. Estoy segura de que alguno incluso prueba a rezar a San Pedro por lo de las llaves, y luego a San Juan, por aquello de que no le gustase que le robasen el protagonismo. Pero nada funciona. La puerta sigue impidiéndonos acceder a todo el festín. Y a mi bizcocho. QUE ALGUIEN SALVE A MI BIZCOCHO. YA.

La cerradura es de esas que está en un pomo redondo (los carga el diablo, lo sé por experiencia) y no hay forma de desmontarlo porque no hay tornillos visibles. Intentan arrancarlo, pero en vano. Propongo saltar el bombín de la cerradura con un destornillador y un martillo. Me miran con escepticismo. Y entonces, no me preguntéis por qué, uno de los invitados anuncia que tiene un taladro. UN TALADRO.

La expectación es total mientras nuestro MacGyver particular monta el taladro (en serio, ¿qué hacía con un taladro?). El ruido es infernal, y yo no puedo parar de pensar en lo surrealista que es todo. La primera broca no funciona, así que prueban con una más pequeña. En ese intervalo, otro de los chicos agarra el pomo. Craso error. Como era previsible, quema. Prueban con la segunda broca. En contra de lo que pueda parecer, el mierdapomo es inmune a los taladros, no cede ni un milímetro. LA TENSIÓN SE PUEDE PALPAR.

Fuera se escucha un helicóptero, supongo que de la policía. VIENEN REFUERZOS. ¡El SWAT nos salvará de una muerte horrible por inanición! (No me juzguéis, vivía momentos de gran estrés preocupada por mi bizcocho).

Vuelve el taladro. No hay avances. La broca se rompe. LA BROCA. ROTA. ¿QUÉ VA A SER DE NOSOTROS AHORA?

Se viven momentos de incertidumbre, la gente no sabe qué hacer. Empieza a cundir el desánimo. Y entonces la dueña del piso da permiso para romper el cristal de la puerta. Aquí en serio que temí por la integridad de la persona que lo hiciese, y sugerí utilizar una silla. Volvieron a ignorar mi sugerencia porque no querían una silla rota también. Por suerte, el chico encargado de abrirnos paso hacia el mundo más allá de aquella puerta, tiene un momento de inspiración y dirige sus patadas al pomo, en vez de al cristal. El ruido es terrible, la puerta opone una fiera resistencia, pero al final la cerradura cede acompañada de una lluvia de cristales. SUSPIRO DE ALIVIO.

La gente corre hacia la cocina, presa del pánico ante la posibilidad de que el esfuerzo haya sido en vano, y una banda de ninjas hubiese entrado por la ventana a robarnos la carne y las sardinas, pero sólo para despistar, porque lo que realmente querían era mi bizcocho. No me miréis así. ERA DE ZANAHORIA Y NARANJA, ¿VALE?

Afortunadamente los ninjas no habían tenido noticias de la sabrosura de mi bizcocho, y por eso toda la comida sigue allí.

Asamos grandes cantidades de carne y sardinas, nos echamos unas buenas risas recordando el incidente, hicimos una buena queimada y luego fuimos a la playa a saltar una hoguera para espantar los malos espíritus. 


El resto de la noche transcurrió con normalidad. Todo lo normal que pueda ser una Noche de San Juan en Coruña. Vamos, que normal, normal... no fue.

Pero esa, queridos amigos, es otra historia.

2/5/2012

¿29 ya?

 
Pues sí, ya llevo 29 años en este loco loco mundo.

Hace varios años que intento hacerme un autorretrato el día de mi cumpleaños, así que cuando me he visto la cara esta mañana después de dormir poco y mal he pensado... ¿y si... lo dejamos para el año que viene, eh?

Casi sucumbo a la tentación, pero esta tarde me entraron remordimientos y al final he cumplido la tradición.

¿29 ya?

En un par de disparos (entre ellos este), la cámara me ha dado tregua y no se nota demasiado la cara de cansancio pefecero que arrastro.

Espero que el próximo (¡serán 30 ya!) pueda pasarlo más relajadamente, y no todo el día ante el portátil, odiando autocad y mi PFC con toda mi alma por robarme el día.

¡Muchas gracias por seguir ahí!


30/4/2012

Abril flores mil

  
Pues nada, que ya se ha acabado abril y toca entrada resumen sobre el reto de  LVM (Quizá algún día este blog vuelva a ser el lugar que en algún momento fue, pero por ahora... tocan fotos).

Vosotros no lo sabéis, porque como ya no escribo apenas de mis peripecias en la carrera (para los que no lo saben estudio Arquitectura) no os tengo nada al día de mis avances, pero empiezo a estar un poco desquiciada con esto del PFC (el proyecto final antes de que me den el título), en serio, la cosa se está poniendo tensa ¡Me queda un mes para la fecha de entrega!

En fin, que apenas pude hacer fotos este mes, y eso que era un tema facilito, flores, de eso en primavera hay a montones, por todos lados ¿no? pues ni con esas, entre que apenas salgo y que abril ha decidido dar razón al dicho y darnos aguas mil, al final flores en mi tarjeta de memoria ha habido más bien pocas.

En semana santa pasé unos días en Madrid, un Madrid lluvioso y vacío, hubo un momento delirante en el barrio de Chamberí en que estuve un buen rato plantada en medio de la calle haciendo fotos, cambiando la configuración de la cámara, encuadrando mejor... y no pasó un alma.

De ese paseo me traje esta foto, tomada en el Paseo de la Castellana:

Flores de abril

Siempre me han llamado la atención estos árboles, porque las flores brotan como si de una explosión se tratase, incluso del tronco, como si tuviesen tantas ganas de salir que no pudiesen esperar a llegar a las ramas para ver la luz. El caso es que indagando he descubierto que tiene varios nombres, algunos de ellos absolutamente maravillosos como Árbol del amor, Ciclamor o Algarrobo loco ¿No os parecen geniales?

Luego volví a la cruel rutina coruñesa, llegó el cumpleaños de mi compañera de piso N. y alguien le regaló un precioso ramo de tulipanes rojos que daba gloria verlo.

Tulipanes

Regalar flores me parece un detalle muy bonito, aunque muy poca gente se anima si no es para su pareja. Creo que su encanto reside en lo efímeras que son, una belleza casi inmaterial de la que no va a quedar más rastro que el recuerdo.

Y por último una foto que hice hace un año, que edité y que por alguna razón no llegué a publicar. ¿No os pasa que algo no os gusta demasiado y con el paso del tiempo lo veis con otros ojos? Pues eso me ha pasado a mí con esta foto.

Rojo desvaído

Aquí se acaban mis flores de abril, si queréis ver más y mejores fotos pasaos por el grupo de Flickr o por el blog de Jackie Rueda, donde publica toda la cadena de personas que participamos en los retos mensuales.

Mañana empieza mayo, un mes que siempre me ha encantado, pero que este año va a ser de lo más loco y agobiante, ¡deseadme suerte!

31/3/2012

Mensajes ama(bles)rillos

 
Marzo ha sido el mes del amarillo en  LVM, y como esfuerzo especial había que intentar crear una serie, más que subir fotos sueltas. Me he pasado un mes a la caza del amarillo, y he de decir que hay mucho más del que pueda parecer a simple vista, desde panfletos de oferta de servicios, publicidad, vehículos de Correos...

Lo complicado es conseguir una serie que tenga un mínimo de coherencia.

A mí no se me ocurría nada hasta que haciendo la primera foto de la serie, pensé que aquellas flores eran como un mensaje a modo de post-it vivo que nos recordaba que la primavera había llegado ya.

La primavera ha llegado...

A partir de ahí fui encontrando a cuentagotas algunos "mensajes" más, escondidos por aquí y por allá.

GRACIAS

Hacemos todos los colores del mundo al momento

Don't be a monster

Creo que todos ellos tienen un significado positivo, y de ahí el título de la entrada, que da nombre a la serie.

Encontré también un "encanto" y un "belleza", ambos en amarillo, pero nunca llevaba la cámara, y con esto del PFC no puedo salir a la calle únicamente con el fin de hacer fotos.

Es posible que la que menos encaje sea justamente la de las flores, ya que el resto tienen componente tipográfica, pero para ser justos, sin esa foto no habría habido serie, y por eso se ha quedado ahí.

Os recomiendo este ejercicio, aunque no sea con afán fotográfico, es curioso la cantidad de cosas que se descubren cuando vas con los ojos bien abiertos por la ciudad.

En menos de un día empieza abril, y ya estoy deseando saber el tema que propondrá Jackie.

Todas las fotos aquí.
 

29/2/2012

Circular por el mundo


Vaya lista de disculpas estoy acumulando en este blog para justificar la escasez de fotos para  LVM, y eso que el tema de febrero no era complicado. Círculos. Simple y fácil. Aún así, en mi intento de darle un poco de vidilla al asunto intentando evitar las cosas demasiado evidentes, por poco se me acaba el mes y yo sin nada merecedor de ser mostrado.

 Casi resignada a no encontrar un hilo conductor subí esta foto que tenía editada desde hace tiempo.

Estudio de perspectiva deportiva

Y finalmente, el fin de semana pasado, con un sol radiante entrando por mi ventana, ordenando un poco se me ocurrió la siguiente serie de fotos.

o·o·o·o·o

/o

Aunque no soy una princesa...

Creo que con unas cuantas más, quizá siguiendo con el desaturado selectivo habría quedado una serie bastante interesante, pero bueno, ya es 29 de febrero, así que me la apunto para otro momento.

Todas las fotos aquí.

Ahora toca saber qué tema propone Jackie para el mes de marzo.

31/1/2012

Algo sobre mí

El tema de este mes de  LVM era más complicado que de costumbre.

Autorretratarse ya es difícil, pero conseguir plasmar algo sobre tí en una fotografía, eso es un reto aún mayor. Esta dificultad fue la que me paralizó un poco, no encontraba la forma adecuada de contar algo, y al final, cuando me llegó la inspiración en forma de hilo conductor, no tenía tiempo para hacer las fotos adecuadas.
En fin, que un ejercicio pendiente más a mi lista de temas fotográficos a desarrollar.

Subí sólo dos fotos, ambas de archivo, no son gran cosa, pero por ahí van los tiros.

En una hablo de mí:

Una pies descalzos

Una pies descalzos. Eso soy, desde siempre.
De pequeña mi madre, desesperada por mi incapacidad para permanecer demasiado tiempo con los pies dentro de los zapatos, me amenazaba con clavármelos a los pies para siempre. Por fortuna, nunca cumplió su amenaza, aunque confesaré que lo que más me preocupaba del asunto era tener que llevar siempre el mismo par, para toda la eternidad.
Ha pasado el tiempo, y sigo siendo una pies descalzos... a la que le encantan los zapatos...

Y en otra me puse un poco cursi, lo siento, tenéis que quererme así.

Lo que quiero (y tengo)

Lo que quiero (y tengo)
Alguien con los pies en la tierra, la cabeza en el cielo y el corazón en ese espacio intermedio donde todo parece (y es) posible. Alguien que tiene ese trocito que me falta, y al que le falta ese trocito que me sobra. 

Tenéis más fotos participantes en el blog de Jackie.

7/1/2012

La vuelta a la Navidad

Como era de esperar, el tema que Jackie propuso en  LVM para diciembre fue la Navidad.
Mucha gente odia estas fechas. No es mi caso, yo disfruto de toda la parafernalia que envuelve a las fiestas navideñas, las luces, los regalos, la comida... bueno, no todo, si pudiera prescindir de tener que compartir mesa con gente que no me cae del todo bien, lo haría, pero, como se suele decir, la familia te toca, no la eliges, o peor, la eligen otros por ti. 

En materia fotográfica la Navidad es un filón, tanta luz, tanto color, adornos, regalos, cabalgatas... aunque he subido pocas fotos (o quizá ninguna) a mi cuenta de flickr de esta temática, porque al final nunca me convence el resultado.

Este año me he esforzado un poco más gracias a "La vuelta al mundo", y aunque siguen sin convencerme del todo, al menos he subido unas cuantas.
Aprovechando la profusión de iluminación decidí hacer algo que hace tiempo tenía ganas de probar, un filtro casero para bokeh.

Filtro de estrellas

Antes de salir a la calle con él lo probé en casa, con unas copas de coñac labradas que había por ahí.
Los surcos tallados en el cristal multiplican los destellos y, aunque no logré el resultado que esperaba, no salió mal del todo el experimento.

argüell(ES)trellado

Probándolo en la calle el resultado es bastante sorprendente, aunque tengo que admitir que, quizá porque el objetivo más adecuado para hacer estas cosas es un 50mm por su gran apertura, o quizá por un fallo en el tamaño de la estrella recortada, tampoco salieron las fotos como me habría gustado.

La Navidad pasa

Aún así, seguiré probando, porque es una experiencia muy divertida.

A finales de mes fuimos a pasar una tarde a Portugal, y en Caminha hice unas cuantas fotos de la decoración de las calles por las que paseamos, un poco más sencilla que las que había en Madrid e incluso en Pontevedra, pero muy bonita también.
Luces en Caminha

Hay ángeles entre nosotros

Estrellas en mi camino

Una de las cosas que más me gustan de la Navidad son los regalos, llamadme materialista, no sólo que me los hagan, sino pensarlos, buscarlos (o hacerlos), envolverlos y por supuesto regalarlos.
Este año me llegó uno entre Navidad y Fin de Año que me hizo un montón de ilusión por varios motivos.
En primer lugar, no me lo esperaba para nada, fue una completa sorpresa. Además, llegó por correo, y como yo no estaba en casa cuando vino el cartero, tuve que esperar al día siguiente e ir a recogerlo a la Oficina de Correos. Pocos regalos me han llegado por esta vía y la verdad es que es muy emocionante. Por último el regalo en sí es precioso, un pequeño belén de madera alrededor del cual giran los reyes magos y unas ovejitas, gracias a 4 velas que calientan aire que hace mover las aspas que lo coronan. Nunca había visto nada parecido, pero por lo visto es bastante típico en Centroeuropa.

¡Ya vienen los reyes!

Y hasta aquí el resumen fotográfico del mes de diciembre (con un mordisquito de enero).

El año pasado, me propuse escribir más en el blog, y aunque tardé un poco al final he conseguido publicar con cierta frecuencia.
Además, dediqué bastante tiempo a la fotografía gracias a la cuenta PRO de Flickr que me regaló Jorge por Reyes (y que está dramáticamente a punto de caducar), así que me gusta creer que algo he mejorado en ese aspecto también.
Hacia final de año, me embarqué en otra nueva aventura, un blog de recetas al que llamé ¡Birulicioso!, y que algunos ya conocéis.

Este año, todos mis propósitos se concentran en un único objetivo, lograr entregar mi PFC el día 1 de junio con nivel suficiente para aprobar (si ya se estiran y me ponen nota, ¡mejor que mejor!).
Esto, por supuesto, no quiere decir que vaya a abandonar la fotografía, ni el blog, ni la cocina, ya que son cosas que me hacen feliz y me relajan, aunque quizá baje bastante el ritmo.

¡Pasad un feliz 2012!

30/11/2011

Dip-Dip-Dípticos!



Noviembre ha sido en  LVM el mes de las fotos de dos en dos, como los animales de la canción. Es decir, se trataba de hacer dípticos.

Tengo que admitir que cuando vi que Jackie proponía ese tema, pensé que este mes mis aportaciones iban a ser escasas y desastrosas, porque justo son una asignatura fotográfica que tengo pendiente.

Acerté en una cosa ya que fueron sólo 4 dípticos los que subí, en la otra espero haberme equivocado, no estoy contenta por igual con los resultados, pero han sido más dignos de lo que me esperaba.

En el grupo he visto fotos preciosas, compuestas con mimo, cuidado y elegancia. Unos más conceptuales, otros más emotivos; unos jugando con los enfoques, otros con el paso temporal...

Me han gustado especialmente las colaboraciones entre parejas miembros del grupo, porque si ya me parece difícil conseguir que dos fotos tuyas casen bien, cuanto más será eso.

Acabado el mes, me quedo con la tarea pendiente de mejorar en esto de los dípticos. Tengo esperanza en que lo conseguiré.


(Ap. 6:5)
Estas fotos son las que únicas hice a propósito para un díptico, y casualmente es el que menos me gusta de todos.


PRIORITAIRE PAR AVION
Echando un ojo al archivo se me ocurrió que Buzón-Carta era un buen concepto, son fotos de distintos días, y curiosamente tienen unos colores similares. De los cuatro es el que más me gusta.


Lapis-lapidis
Otra forma de plantearse un díptico puede ser Conjunto-Detalle, y en este caso creo que los distintos tamaños de las imágenes apoyan la idea.


Control de dioptrías
También se puede jugar con el Enfoque-Desenfoque, enfocando distintos planos como en el primer díptico, o como en este llevado al extremo.


¡Y ahora a esperar el tema de Diciembre!

26/11/2011

ETSAC, qué ganas de perderte de vista

Tengo un calendario pegado en la pared, frente a mí, con dos fechas marcadas a modo de "deadline", la fecha de entrega de documentación del PFC (proyecto fin de carrera) y la fecha de defensa de éste.

Este será, espero, mi último año en la ETSAC. Tengo ganas de perderla de vista, es triste, pero es así, tengo ganas de perder de vista el edificio donde he estudiado la última década de mi vida.

Ayer, tres compañeros de la escuela de Alicante, presentaron sus PFC, sus notas fueron bien merecidas, trabajaron duro para ello y su escuela les recompensó con un 8, un 10 y una matrícula de honor.

Cuando la gente sabe que el trabajo duro y el esfuerzo se premia adecuadamente, suele dar lo mejor de sí, y por eso, en la escuela de Alicante (como en otras) esas notas no son excepcionales.

Desde que empecé con mi PFC, he perdido la cuenta de las veces que compañeros me han dicho "concéntrate en acabar, no vale la pena trabajar de más, al final la nota va a ser la misma", e incluso desazonadores "yo con un cinco raspado me conformo, con tal de que no me suspendan".
Y no es que seamos vagos o que tengamos menos nivel que en otras escuelas, esta desgana se la debemos, única y exclusivamente a la ETSAC.

En este año, asistí a una exposición de PFC en la que felicitaron a la alumna por su trabajo investigador, por el esfuerzo extra que había hecho para entender las necesidades específicas de su proyecto, por lo bien pensados y resueltos que estaban todos los aspectos, por lo mucho que había hecho aprender al tribunal con su ejercicio... nota final: un 6. A otra compañera, la felicitaron por haber hecho un proyecto de gran nivel teórico, muy culto y sensible con su entorno, le dieron la enhorabuena por su trabajo... nota final: un 6. En la última convocatoria, la de septiembre, si no recuerdo mal, la nota máxima fue un 8'5, en una lista donde los 5 y 6 eran mayoría.

En la ETSAC, los 9 son tan excepcionales, que en cada convocatoria que hay uno, es noticia, y los pocos 10 que ha habido desde que yo estoy aquí se comentan como si de milagros se tratase.

No entiendo mucho de docencia, pero creo que la capacidad para motivar a tus alumnos debería ser indispensable, la gente rinde mejor, trabaja más feliz y se esfuerza por conseguir llegar a la excelencia cuando sabe que su trabajo se va a valorar de manera justa. Y en ese sentido, la ETSAC suspende estrepitosamente, es un lugar triste, y gris, y no sólo en su aspecto físico. 

La sensación que me llevo, es que en unos meses me voy a ir de una escuela que no valora el tremendo potencial de sus alumnos, que se vanagloria de que sus notas sean bajas porque eso implica una supuesta exigencia superior, y por lo tanto un prestigio que sinceramente yo no acabo de ver por ningún lado. Una escuela que nos hace acabar desganados. Una escuela que con su actitud nos deja en situación de desventaja inmerecida para futuras oposiciones, másters, doctorados y premios académicos donde, desgraciadamente, sólo se van a fijar en un número.

Enhorabuena, ETSAC, puedes estar orgullosa de tu influencia.

1/11/2011

La vuelta al mundo en bicicleta

El mes de octubre estuvo dedicado en LVM a la fotografía de bicicletas.
Pequeñas o grandes; en grupo o en solitario; en detalle o de cuerpo entero; en movimiento o paradas.

Me alegré mucho cuando Jackie propuso el tema, porque me encantan las bicicletas, son modelos fantásticas, además de que darse un paseo en una es un placer.

Las primeras fotos que subí, las hice este verano con la Supersampler. Es muy divertida esta camarita aunque todavía no le he acabado de pillar del todo el truco.

|apre|rend|ndie|endo|

|aparc|arcam|amien|entos|

|amon|onto|tona|adas|

Las siguientes las hice en Madrid, mi chico tiene dos bicis fantásticas, una Brompton plegable que es una maravilla del diseño, y una MBM Maxilux de líneas sencillas y un tanto retro que llama la atención por sus ruedas blancas.

Un día que él salió con la plegable, yo me quedé en casa sola con la MBM, y probé a buscarle algunos puntos de vista diferentes a la fotografía de bicicletas que había hecho hasta el momento. La luz quizá no es la mejor ya que están hechas en interior, pero creo que no quedaron mal del todo.
Mecanismo

Tensión

Recuerdos desenfocados

La última tarde que estuve en Madrid provechamos para dar un paseo por el parque de Madrid Río, un sitio genial para ir en bici o patinando, y en una parada al anochecer en el Puente de Toledo hicimos unas cuantas fotos, de las que sólo subí estas dos:

Bicicleteando con estilo

atelciciB

Ha sido un reto interesante, tanto de hacer como de admirar, nunca había visto tantas fotos de bicicletas juntas, y mi sección de favoritos en flickr ha corrido el riesgo de volverse monotemática.


¡A ver qué nos espera el mes de noviembre!

¡Se me olvidaba! Si a alguien le sobra una bici y le apetece regalármela... ¡ya sabe! :)