28 sept. 2007

Mi campaña publicitaria:

Muchos de vosotros recordaréis la ola de premios que hubo hace un par de meses.
Recordaréis que medio en coña, y en medio del buen rollito que había entre los blogs amigos, empezamos a escenificar Galas de Entregas de premios, que si los vestidos, que si entrega el premio tal o cual.
Muchos incluso osamos cambiarle el nombre original (Thinking Bloggers Award) adaptándolo a la personalidad de nuestros blogs ¿tienen personalidad los blogs??

Yo, en una tarde de aburrimiento, fui un poco más allá, y aprovechando un viejo diseño que nació como ejercicio de diseño gráfico que me propuso JT:


Hice un 3D bastante sencillo de un trofeo, el Carabiru's Comedy Award, que otorgué en una emotiva ceremonia el 11 de agosto.

Algunos de vosotros lo recibisteis incluso.

Yo me olvidé del asunto hasta que semanas después alguien vino a mi blog y me agradeció la creación del premio, la verdad, suelo visitar los blogs de la gente que me visita, así que allá que fui, y me sorprendió bastante comprobar que creían que yo había creado no ese trofeo, sino el premio bloguero en sí. Aclaré la situación, y volví a olvidarme del tema.

Hasta que hoy, Leónidas me ha pedido mi nueva dirección de blog...
¿Nueva? Pensaréis... pues lo mismo pensé yo, ¿nueva?

Leónidas creía haber visto a alguien con mi mismo alias en La Coctelera, y la verdad, dado el incierto origen de mi alias, es poco probable que otra persona sin querer me haya copiado el nick, así que fui a comprobarlo.

Y lo cierto queridos, es que al menos que yo sepa, soy la única bloguera Carabiru de la bloguesfera, pero... ahora agarraos al sillón, silla o sofá reclinable en el que estéis, que lo que viene es fuerte...

¡¡¡He tenido mi propia campaña publicitaria vírica... y no me ha beneficiado!!!

Ahora diréis, esta Biru, está majareta, pues no señoras y señores, no lo estoy, desde mediados de agosto, en La Coctelera, se viene repartiendo un premio, un premio que al parecer nadie sabe de dónde viene...

¡¡¡El Premio Carabiru!!!

Todavía tengo la risa floja por el descubrimiento, hay más de 30 páginas de búsqueda, a 10 resultados por página... eso hacen muchas entradas en las que se habla de mí... bueno, no de mí, porque... que yo sepa, pocos o casi ninguno, me enlazan... pero sí de mi pequeño y humilde premio... porque por lo que he visto por encima, el premio va acompañado de esa misma imagen que tenéis ahí arriba.

¿Es o no es para estar orgullosa?

Estoy abrumada por el impacto que ha tenido el diseño, la verdad...

Mi premio, mi pequeño Carabiru... se me ha ido de las manos, tiene vida propia fuera de mi control en la basta internet... y nadie reconoce mi éxito como mamá del diseño...

Por otra parte, ¿no está genial que algo que he diseñado tenga tanta acogida que mes y medio después sigue rulando por ahí?

Mierda... ¡Debería haber incrustado la dirección del blog por alguna parte!

27 sept. 2007

Hace un poco más de 20 años:


Je, que ojeando viejos álbumes me he encontrado con esta fotillo, de vuelta en España desde Zúrich, Suíza, atardecer en San Sebastián.

Al fondo mi mami, conjuntada conmigo, si es que éramos divinas de la muerte, no lo veis, pero hasta llevo zapatos de charol. Ese glamur.

26 sept. 2007

Peligro!


¿Nunca habéis mandado ningún sms y al rato os habéis arrepentido?
¿Ninguna llamada imposible de evitar y que a todas luces fue una muy mala idea?
¿Un mail que si no enviabais os reconcomía por dentro, y al darle a enviar deseasteis tener la clave del receptor para borrarlo cuanto antes?

Hay veces que las nuevas tecnologías son un auténtico peligro, demasiado a mano en momentos de debilidad, o cuando llevas un par de copas, y te da igual lo que el destinatario piense, tú solo quieres hacer esa llamada o mandar ese mensaje, hay algo que te empuja a hacerlo, y sabes que ese run-run que tienes en la cabeza no parará hasta que lo hagas.

Lo malo es que ese run-run se sustituye por otro en el momento en que la información ha sido enviada.

Casi nunca ha sido buena idea, pocas veces consigues el resultado que esperabas, y en casi todas las ocasiones, más que arreglar un problema, lo empeoras, y a veces hasta consigues problemas nuevos.

Todo es un rollo, y en mi carpeta de borradores hay un par de mensajes pendientes de envío.

23 sept. 2007

Mitoraj

Hace unos días paseando por A Coruña, cámara en ristre, me encontré con una exposición de escultura en la Plaza de María Pita.

Lo primero que me llamó la atención fue, no la propia exposición, sino las pintas con las que estaba/está el edificio del Concello debido a unas obras de limpieza de la fachada.


Que debieron pensar... a falta de pan... buenas son pancartas o algo así, quizá en esta foto no se aprecie pero es muy muy raro.

¡Anda! Si todavía no os he dicho de quien era la exposición, pues era de Igor Mitoraj, un escultor polaco, vida y milagros en el link.

22 obras suyas que LaCaixa ha tenido rulando por diversas ciudades de España desde el 2006, en una exposición llamada "El mito perdido".

Está bien eso de culturizarse al aire libre.

Una pasada las texturas, cómo se notan los pelillos, las vendas con las que algunas están envueltas, los músculos...

En algunas, tienen como prismas que salen como extruídas de los cuerpos, o incluso otras esculturas emergiendo cual aliens y en algunas incluso dibujos, como quien garabatea bocetos encima.

En otras parece que se hubiese roto la escultura y hubiese partes tiradas alrededor, esta idea leyendo por ahí parece que es bastante acertada.

En esta me desconcierta el tratamiento de la zona púbica, la verdad...

En las que como esta están agrietadas, impresiona mucho la cantidad de trabajo que tienen en esas grietas, la textura...

Estas eran diversos tratamientos de la misma figura masculina despelotada... deberíais haber oído los grititos de una pandilla de jubiladas, parecían adolescentes, en serio...

Las piezas son enormes, sobre todo las cabezas colosales, en las que los niños se metían, saludaban desde los ojos... en esta podéis apreciar que algún alma caritativa invitó a la cabeza a cubata o calimocho la noche anterior, lástima que ella no tenía sed...

Para mi gusto la Plaza de María Pita es demasiado grande para esta exposición, las piezas estaban demasiado desperdigadas, y la sensación de grandiosidad se perdía un poco al acercarte desde lejos a cada una.
No digo que debiesen estar apelotonadas, pero un poco más próximas el efecto habría sido mayor.

Esto me ha recordado una anécdota en el Reina Sofía que quizá os cuente un día.

En flickr tengo algunas fotillos más.

18 sept. 2007

Un sueño

Soñé contigo, no sé quien eres, pero sí que soñé contigo.
Yo cantaba mientras hacía la comida, nuestra comida, no recuerdo lo que era, pero sí que yo cantaba.
Se suponía que tú estabas en mi cuarto ¿nuestro cuarto, o solo mi cuarto?
Y yo cantaba y bailaba en la cocina, con unos vaqueros cortos y una camisa... un momento ¿una camisa? sí, una camisa blanca, con las mangas arremangadas en los codos... yo no tengo camisas blancas, así que seguramente sería tuya.
En un momento dado te veía en la puerta, apoyado, sonriendo y no solo con los labios, también con los ojos.
No sé quién eres, y sin embargo la sonrisa de tus ojos hizo que se me secase la boca y que me despertase...
¿Volverás a estar otra noche en mi casa (o nuestra casa) con tu camisa blanca?

9 sept. 2007

Voy a ser científica

El otro día comprendí al fin por qué tengo mala suerte en el amor.
Y no, no es por mis cualidades físicas, ni tampoco por las intelectuales.
Tampoco podré echarle la culpa a la carrera a partir de ahora, ni a mi escasa perspicacia en cuanto a flirteos y ligoteos varios.

No me falta atractivo, ni aptitudes, ni interés.

Toda la culpa la tienen los mails cadena.

Sí, esos insidiosos mails en los que a traición, después de un montón de fotitos monas, en powerpoint por supuesto, con letras de todos los colores y puede que incluso gifs con purpurinas y brillantitos parpadeantes, después de hermosas frases que harían volverse diabético al más pintado, te amenazan con todos los males del infierno si no los reenvías a una cantidad determinada de gente.

Incluso llegan a la crueldad de vaticinarte diferentes destinos dependiendo del número de contactos a los que les jodas la vida con el reenvío.

Así, borrar o no enviar la dichosa carta conllevará años si no una eternidad sin suerte en el amor, y puede que sin buen sexo incluso.

Y esto amiguitos, tiene un nombre, bueno varios: chantaje, coacción, amenazas...

Me empecé a enfadar con los dichosos mails cadena por considerarlos culpables de mi desdicha amorosa, hasta que me percaté de que detrás de ellos están las personas que los envían.
Personas que no dudan en echarte el muerto encima con tal de tener buen sexo y amor verdadero de por vida. Personas que son las culpables de mi desértica vida sentimental...

Después del primer momento de cabreo brotó en mí un ansia científica a la que dedicaré el resto de mi árida vida vacía de amor y sexo, en algo tendré que ocupar las horas muertas queridos, a partir de ahora voy a intentar buscar respuestas a los interrogantes que no dejan dormir a millones de personas en el mundo:

- ¿La mala suerte si se repite indefinidamente puede darse mala suerte a sí misma y por lo tanto revertir en en forma de buena suerte?

- ¿La mala suerte se acumula para vidas posteriores? Y en el caso de ser así... ¿cuanta mala suerte debida a estos mails puedo acumular en esta vida? y ¿en cuantas vidas tristes y solitarias se convertirá? ¿Se podrá canjear por viajes o batidoras como los puntos de Travelclub o Turiocio?

- ¿Es posible burlarla y conseguir al menos buen sexo una vez?

Os iré informando de mis avances científicos, ya sabéis sublimaré mis instintos convirtiéndolos en creatividad a la hora de investigar.
No me deis las gracias, era esto o acumular basura y gatos... y mi madre no está por la labor...

1 sept. 2007

¿Qué pasa cuando...?

¿Qué pasa cuando tienes una impresora chachiguay????
Pues probablemente que no imprima en negro si se le acabó el cartucho de color...

¿Y qué pasa si vas a comprar el cartucho a una tienda especializada????
En mi caso que me atendió una dependienta (la única de la tienda) muy muy muy petarda.

Vale, tenemos impresora chachiguay y dependienta petarda... ¿qué pasa si juntamos estos dos elementos?

¡Que explota! ¡que explota!

¡Noooooooo!! ¡se forma una espuma pegajosa verde que llena la tienda!...

¡Nooooooo! ¡animaaaaal!!!!

¡Niños, niños! Calmaos.

Lo que pasa es que la dependienta acusará a tu impresora chachiguay de ser viejuna (modelo muy antiguo) y por lo tanto no tienen cartuchos para ella (no, no tenemos).

Y bien, pongamos que en vez de dependienta petarda en tienda especializada, acudimos a vendedor informado en tienda no especializada, ¿qué tenemos?

(Silencio sepulcral) (zumbido de mosca)

Pues tenemos respuesta más adecuada:

- Estos cartuchos son para impresoras de gama alta, como la tuya que es una edición especial para impresión fotográfica, y claro la gente generalmente compra las más normalitas, por eso al tener poca demanda no los tenemos en la tienda generalmente, pero si quieres, te lo pido y el lunes lo tienes aquí.

Y la compradora con cara maravillada, ya que sólo con decirle en número del modelo, el amable a la par que bien informado dependiente (y creo que propietario, 2x1, una ganga señora!) soltó todos esos datos.

Y eso, que el lunes los tengo aquí, en la tienda que vende piezas variadas, alquila y vende videojuegos, y a parte, también vende consumibles de impresoras...

¿Cómo se me ocurría a mí, triste mortal con una antigualla de impresora de 6 años, pretender que en una tienda especializada en tintas para impresoras, hubiese el artículo tan pero tan tan insólito que pedía?


(Que me voy para A Coruña mañana... bueno hoy más tarde, y no podía dejaros sin unas palabritas, en breve más!)