20 mar. 2008

Clases de zoología 1:

La clase de hoy va sobre los buitres.

Y por buitre no me refiero al ave de rapiña de cabeza calva, sino a la clase de personas a las que se refiere el apartado "Curiosidades lingüísticas" del enlace anterior. Aunque bien pensado, eso de aves de rapiña les viene bastante al pelo.

Hay dos categorías de buitre, según mi humilde opinión, los inteligentes (los más peligrosos) y los idiotas (que pueden causar ataques de risa mortales, así que no subestiméis su peligrosidad).

El modo de actuar de los buitres inteligentes es sutil, aunque el resto de gente suele advertir su comportamiento, su víctima normalmente no se da cuenta a tiempo, y tampoco hace caso de las advertencias.
El buitre inteligente, aprovecha para atacar a su objetivo cuando éste pasa por una situación personal difícil, normalmente por una ruptura amorosa. Se infiltra en su vida, y lo colma de atenciones, de un cariño aparentemente desinteresado. Y lo hace poco a poco, haciéndose imprescindible e importante, para finalmente, cuando ve que es el momento propicio, atacar.
La sutileza es importante, porque suelen alegar que se han "enamorado" en el transcurso de esa amistad, aunque realmente el objetivo ya lo tenían marcado incluso antes de la ruptura. La víctima suele caer en su trampa precisamente por pensar que ha sido algo desinteresado, y porque se ha ganado su confianza y estima.

Los buitres idiotas, por el contrario suelen ser igual de sutiles que un elefante en una cacharrería, así que verles venir es bastante fácil.
El buitre idiota ataca en las mismas situaciones que el inteligente, sin embargo descubre sus cartas nada más comenzar el juego. Seguramente la intención será aturdir a su víctima cuando aún está pasándolo mal, sin darse cuenta de lo evidente que resulta su plan.
El buitre idiota sieeeeeeempre está muy muy muy enamorado de su objetivo desde hace tiempo, y precisamente por eso (supuestamente) no puede esperar para decírselo.
El buitre idiota es romántico por naturaleza, y lo dice sin vergüenza, para que su víctima sepa lo buen partido que es.
El buitre idiota quiere estar con su víctima, pero no puede esperar, porque ya ha esperado mucho (el objetivo, claro está, es caerle encima antes de que se de cuenta de que el buitre no es su única oportunidad, o incluso de que sola tampoco se está mal).
El buitre idiota no duda en traicionar a un amigo.
El buitre idiota a veces incluso "sabe" que su víctima se sentía atraída por él. El buitre idiota sabe muchas cosas, o eso cree.
El buitre idiota se cree grande, se cree deseado, y no duda en hacerlo saber.

Con lo que el buitre idiota no cuenta es con que su plan se ve a 100 km de distancia, y aún en el muy improbable caso de que su objetivo no sepa verlo, todos los que le rodean sí lo verán, y por supuesto se lo dirán, siempre que las risas que provocan su lastimosa actuación no provoquen muertes fulminantes.

Porque ante todo, el buitre idiota olvida que es un payaso, un payaso muy patético.
Va por tí.

Unwell



Me encanta esta canción.

16 mar. 2008

100 a 1

Hace exactamente un año que este blog existe.
Una entrada de inspiración bíblica daba el pistoletazo de salida.
Hoy, 366 días después, con una imagen diferente, estrenada en verano, se celebra el primer aniversario de mi pequeña parte de la blogosfera.

Y bueno, quiso la coincidencia que además esta entrada cumpleañera sea también la que hace la número 100 de "En busca del sol".

Me habría gustado hacer algo más espectacular para celebrar tan magnos eventos, pero no he tenido tiempo, así que espero que os conforméis con un pequeño regalo virtual.


Salu2 a todos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios, como se suele decir, sin vosotros este blog no sería nada, y además es cierto.

12 mar. 2008

¡¡Vamos a hacer la oooooooolaaaaaaaaa!!

Eso, os pongo un par de vídeos del temporal de esta semana.


El primero, la ola que reventó la balaustrada del paseo.



Y este otro, más largo, donde se ve el estado del mar.



Alucinante ¿eh?

10 mar. 2008

Alerta Naranja:

Eso es lo que decían por la mañana en el telediario, Alerta Naranja en el litoral gallego y Roja en mar abierto, con vientos de fuerza 7-8.

Estuve todo el día echando vistazos por la ventana, viendo el tremendo oleaje, pero sinceramente no me esperaba esto cuando por la tarde salimos a la compra.



Y no cogí las olas más grandes, imaginaos una que en la foto de arriba, al levantarse contra las rocas hiciese el efecto de tapar la Torre de Hércules, que está al fondo, de lo alta que llegó.


Seguimos caminando, y ya el tema de tanto poli, y el corte de tráfico nos empezó a mosquear... ¿qué había pasado? Pues que las olas, habían saltado por encima de la duna de arena de Riazor, arrancando a su paso el "la bien diseñada" (nótese la ironía) barandilla del paseo, además de (al menos) una farola (pena que no fuesen más), inundando toda la avenida con agua y arena, además del parking.
Para que os hagáis una idea, el agua llegó hasta donde yo hice estas dos fotos de abajo.




Alucinante, sencillamente alucinante, hacía tiempo que no veía la bahía tan revuelta y tan alta la marea.

Perdonad la mala calidad, olvidé llevar la cámara, y las hice con el móvil.

9 mar. 2008

9M

Hoy muchos habréis ido a votar, algunos no lo habréis hecho, ya sea por convicción o por falta de ella.

Yo, como casi todas las convocatorias, he votado por correo, que es un poco follón, pero mucho menos que ir a casa sólo para echar la papeleta (y ni siquiera, que te la echan ellos...).

Os enseño las posibilidades que había este año para votar por Pontevedra (algunas dan bastante mal rollo, por cierto).


En fin... a ver qué nos depara la nueva legislatura... le daría algún consejo al próximo inquilino de la Moncloa, pero visto que no nos hacen ni caso... al menos a vosotros os recomiendo las propuestas más Ruvias de la blogosfera.

4 mar. 2008

¡Bomberos!

Domingo, 21:45, más o menos, F. me dice que huele a humo por el patio, así que nos ponemos las dos a husmear, y efectivamente, huele, y bastante, sin embargo, no hay rastro de humo.

F. se acerca a una de las ventanas del salón, se queda un rato callada, y luego me dice: "Con razón olía... le prendieron fuego a un contenedor"

Y sí, en mi calle, mi tranquila calle (excepto las madrugadas de los viernes que la gente sale de un after de ahí al lado con ganas de joder al personal), había un contenedor en llamas y dos polis (con su coche) mirándolo, sin saber si usar o no el extintor que uno de ellos llevaba.

Empieza a juntarse gente en las ventanas, e incluso comienzan a destellar algunos flashes (y no son míos, yo preferí quitar el flash, para lo que sirve a larga distancia...)


Al rato llega otro coche de policía... ahora ya son 4 mirando cómo arde la basura...

¿Nadie va a apagarlo?

Ya estábamos todos temiendo por nuestra integridad, recordando pelis como "El coloso en llamas", "Llamaradas" y tal, cuando por la esquina, reluciente, lleno de luces y rojo, llegó...

...

... el camión de los Bomberos!!!!!!!!!!

¡Al rescate!
¡Llamitas a mí!
¿A que saco la manguera? ¡Que la saco ¿eh?!


Y en un pis pas, se acabó el incendio, nos quedamos con un contenedor con dos agujeros por el precio de uno (no temáis, ya lo han cambiado por uno vulgar con un solo pichiagujero).

Y ahora digo yo... ¿a qué clase de gilipollas se le ocurre incendiar un contenedor?
En fin...

1 mar. 2008

Bok:

Lo primero que hago cuando cojo la Gaceta Universitaria es leer la tira de Bok.
Aquí tenéis la del 25 de febrero, que he vuelto a ver ayer, y que me parece de una ironía divertidísima.



Como la vida misma de aquí a poco.