30 dic. 2007

Londres Febrero 2007 Parte 6:

Día 3 en Londres: tocan Museos.

Parte1: Previaje
Parte2: Avión y llegada
Parte3: El albergue
Parte4: Toma de contacto
Parte5: Vagabundeo

Nuestro segundo despertar en Londres. Hoy toca ruta museística.
Víctimas: British Museum, National Gallery y Tate Modern.

Después de desayunar, decidimos comprar pan para los bocatas (recordemos que ésto es un viaje a lo pobre) en una panadería cercana al albergue, cuesta elegir porque todos tienen bastante buena pinta, pero el panadero es un tío muy amable y comprensivo.

Hace un día estupendo y decidimos ir andando hasta el British Museum, porque queda relativamente cerca.

Atravesamos el parque de Bloomsbury Square, donde un cartel con una rata enorme nos advertía de que alimentar a las ardillas era alimentar a las ratas...

Y llegamos al museo, con sus columnas, con sus capiteles...


Lo que más me gustó de los museos londinenses es que no te cobran, si quieres haces una donación, y si no... allá tú con tu conciencia (allá yo con la mía, que creo que solo dí una libra entre los tres museos...).
Me llamó la atención la cantidad de gente que hay dibujando sentados por el suelo, desde niños a gente mayor.
Y se pueden hacer fotos, yo procuré hacerlas sin flash, aunque cuando le pregunté a un vigilante de sala me dijo que daba igual.

Piezas del frontón del Partenón.

Es alucinante la cantidad de cosas que exponen en este museo, al visitarlo recibes como un bombardeo de imágenes, objetos, historia...

Piedra Rosetta

Aunque más alucinante es pararte a pensar en cómo consiguieron llenar dicho museo, a fuerza de rapiñar allá por donde fueron... claro que si no lo hubiesen hecho... ¿cuantas de esas cosas de conservarían?... no sé, es un tema peliagudo.

La BBC estaba grabando una serie de documentales, así que no pudimos ver parte de las exposiciones, en concreto creo recordar que las salas sobre América.

Piezas de vidrio soplado árabes.

Aún así, nos pasamos la mañana recorriendo sala tras sala, ante nuestros ojos miles de piezas griegas, egipcias, romanas, árabes, orientales...

Momias y sarcófagos.

Reconozco que la parte que más me impresionó fue la de Egipto, aunque supongo que en gran parte se debe a que hace años que me interesa.

¿Sólo a mí me hace pensar en los Simpson la esfera azul?


Si podéis ir y os interesa lo más mínimo la historia o el arte, yo no me perdería este museo, hay un montón de cosas curiosas.

El patio central, cubierto por sir Norman Foster.

Cuando salimos, E. nos espera fuera, se hartó de seguirnos por todo el museo hace un buen rato.

Nos dirigimos hacia La National Gallery, ya muertos de hambre, así que en plena Trafalgar Square sacamos de bocatas y a comer.
La NG no es tan divertida como el BM más que nada porque solo son cuadros, pero aún así, vimos una tirada de obras que habíamos tenido que estudiar para una u otra asignatura.

Y aquí es donde cumplí con la tradición de que me abronquen los vigilantes en los museos.
Resulta que mi prima me dejó su móvil para que nos pudiésemos comunicar con ellos, y allí, en plena NG empezó a sonar. No había logrado sacarlo de la mochila cuando ya tenía al lado a un vigilante de sala diciéndome que apagase el aparato, yo abochornada solo atinaba a decir "I'm sorry, I'm sorry" y como el móvil estaba en inglés no encontraba dónde silenciarlo, y no podía apagarlo porque sin el PIN, luego no podría encenderlo...
Fue el medio minuto más largo de toda mi vida, lo juro.

A la salida decidimos coger un bus que nos llevase lo más cerca posible de nuestro siguiente objetivo, la Tate Modern.

Fleet St: A la dcha al lado del bus y el dragón: The Royal Court of Justice.

Paramos un poco antes de la catedral de San Pablo, y entramos en un Starbuck's a pillar unos cafecitos calentitos, que está empezando a hacer bastante frío. Nos los tomamos sentados en la escalinata de la catedral, aprovechando para descansar un ratillo.

Saint Paul's Church.

Y luego camino del Millenium Bridge, de Foster.
El edificio de la Tate Modern en origen fue una central eléctrica reformada por Herzog & DeMeuron como galería de Arte Contemporáneo, y lleva desde el 2000 abierta, y yo tenía unas ganas locas de verla con mis propios ojos.

Al fondo la Tate Modern.

Me encantó, había muchas cosas expuestas que no demasiado, como la famosa lata de "Mierda de Artista", pero había otras muy interesantes, entre ellas unas pizarras gigantes con dibujitos hechos a tiza.
En la planta de arriba hay actividades interactivas, y una de las exposiciones temporales (aunque más bien sea una instalación interactiva) eran unos toboganes enormes "The unilever Series" de Carsten Höller, no nos tiramos porque había una cola que nos os podéis imaginar.

¿A que dan ganas de tirarse? ¿A que sí?

Hace poco Lidiaelora, en esta entrada, mostraba una instalación que acaban de colocar en la Tate, y se preguntaba cómo lo habrían hecho. En los comentarios yo le decía cómo creía que había sido, y creo que con esta foto queda demostrada mi teoría.

Salimos ya de noche, y decidimos dar un paseo nocturno, volvimos a cruzar el puente y buscamos por Fleet Street donde tomar unas pintas.

Buuuu! The Royal Court of Justice de noche... ¿a que asusta un poquito?

Luego al albergue a cenar, y un rato en la sala común de charla con Estefano, para los cuatro era la última noche en el albergue. ¿Os podéis creer que no se me ocurrió pedirle su correo electrónico por si se le ocurría venir por España y necesitaba un guía??

Ais...

27 dic. 2007

De compras:

Imaginad el sábado antes de Nochebuena, apurando las últimas compras en un centro comercial.
¿Podéis oler los dulces? ¿Podéis sentir la suavidad de la ropa nueva en los colgadores?
¿Escucháis el rumor de las cajas registradoras? ¿Y los gruñidos del jabalí?...

...

Sí, he dicho jabalí, y no me he vuelto loca, no temáis, esto es justamente lo que los compradores de un centro comercial de la periferia de Poitiers se encontraron.
El animalillo entró en una tienda, aledaña al hipermercado, y acabó siendo abatido por la Policía, de unos 30 balazos, se ve que era duro de pelar.

Y yo, leyendo la noticia, no he podido evitar ponerme en el lugar del jabalí.

Uno va tranquilamente un sábado de compras, entra en una tienda a comprar la ropa para salir en Nochevieja, se altera un poco porque la tienda en cuestión, no tiene tallas grandes, y aunque uno está contento con su cuerpo, los 90 kg no son moco de pavo (nota mental: comprar a la salida el pavo en el hiper), y las pijas de las dependientas (y también el regalo para la parienta), llaman a la policía (y el coche patrulla de Playmobil para el niño), tú te encaras con ellos (las compras de Navidad ponen nervioso al más pintado), cuando hacen oídos sordos a tus reclamaciones les gritas un poco ¿acaso no tienes derecho a que tengan tu talla en la tienda? y van los muy energúmenos y sacan las pipas y empiezan a dispararte.
Al final, después de 30 disparos (mínimo, uno es un jabalí, y no sabe contar más de 10, pero se imagina que fueron muchos tiros) te mueres, y sólo te queda un consuelo, al menos no has tenido que aguantar a los suegros en la cena de Nochebuena.

Dramatización sacada de la noticia original.
Joé, a pesar de la broma, me da pena el pobre bicho.

Actualización:
Y me río de esta noticia, porque si llego a hablar de esta otra, de lo último que me entran ganas es de reírme.

24 dic. 2007

A todos los que os pasáis por aquí:

9 dic. 2007

Wherever you will go:

Cuando estoy triste, otra canción que se me da por escuchar es ésta, de The Calling.
No sería la primera vez que acabo llorando como una magdalena con el volúmen a tope y ésta canción sonando una y otra vez, a modo de terapia, supongo.



Y la verdad, hasta hoy no tenía ni idea de cómo era el cantante...

1 dic. 2007

Cielos de ciudades:

"Quiero volar"

Escultura de Mitoraj, contra el cielo de A Coruña, “Muy noble y muy leal ciudad de La Coruña, cabeza, guarda y llave, fuerza y antemural del Reino de Galicia”.

Como participación en el Concurso propuesto por Lol.