16 jun. 2008

¿Por qué?

Que alguien me explique por qué me compro un bocata en la cafetería de la escuela, de filete de pollo empanado con su tomate cortado en rodajas, su queso y su mahonesa... y viene envuelto en esto:


¿Acaso quieren que me den remordimientos por meterme entre pecho y espalda un señor bocadillo de media barra en vez de una ensaladita?
¿Acaso Corporación Dermoestética está en el ajo?
¿Es un recordatorio de que el verano está ahí y no he realizado ningún tipo de operación bikini?

Y por el otro lado, la versión masculina:


Con esta advertencia:


Ejem, ejem, a ver, señores publicistas, son las 3 de la tarde, estoy en la estación, he bajado de clase a toda leche para no perder el tren, no como nada desde las 7 y media... pero todavía distingo entre papel y bocata... y además... con el hambre que tengo, ningún macizo lograría separarme de mi comida... mmmmmm bueno, a lo mejor alguno los tres de unas entradas atrás lo lograría...

Esto pasó el 29 de mayo, pero no he podido subirlo hasta hoy, casi me había olvidado del tema, pero por lo visto, ni siquiera acosar a consumidores de bocatas universitarios ha logrado que el bodrio ese tenga una audiencia razonable y se acaba... ooooooooooooh quéeeeee peeeeenaaaaa!