1 ago. 2007

Cinema na Lúa:

Me gusta esta ciudad, sus piedras me saben a historia, sus calles encierran recuerdos unas veces felices y otras tristes, pero retazos de mi vida al fin y al cabo, prendidos de los sillares de casi cada edificio.

A veces creo que si me paro en una esquina voy a poder volver a oir el eco de unas risas que una vez dediqué, o que en el reflejo de un cristal podré ver como si fuese una película en blanco y negro algún beso que quedó atrás, perdido en el tiempo.

Es de noche, y sopla una brisa cálida por las empedradas calles de la zona monumental (zona vieja pero dicho así tiene más glamur).
El cielo está despejado, y entre las estrellas que logran vencer a la luz de la ciudad se pueden ver de vez en cuando las parpadeantes luces de los aviones. Siempre que los veo me pregunto a donde irán.

Llegamos a la plaza a la que queríamos ir, pasando por debajo de un arco, notas de jazz nos dan la bienvenida y se alejan resbalando por el suelo empedrado, acariciando las balconadas y se pierden en las callejuelas hacia otros rincones.

Jazz, según mis profesores de Dibujo 2, una de las mayores aportaciones, sino la mayor y mejor, del siglo XX a la historia de la música.

El jazz tiene un efecto extraño en mí, no sé, siempre que tengo el placer de escucharlo, pienso en lo genial que sería estar bien acompañada, y en las cosas que haría en ese caso, es de la música más sensual según mi humilde punto de vista.

Miro a mi lado, y sí, estoy acompañada, pero lo siento por Nuria, pero no es la compañía a la que me refería. No le comento nada porque me la conozco, llevamos una cervecita encima, y no tengo ganas de que toda la gente que está en la plaza a la espera de que empiece la peli se entere de que el jazz me pone tontorrona.

Entonces se empieza a escuchar:



Dios de mi vida, le adoro! Sí, lo sé le dá más al swing que al jazz, pero qué quereis, tiene algo...

Y ahora os preguntareis, ¿peli? ha dicho peli? ¿pero no ha dicho que estaba en una plaza??
Pues sí, queridos, una de las mejores ideas que el Concello de Pontevedra para animar las noches veraniegas, sin contar el Festival de Jazz y Blues, PonteJazz, es Cinema na Lúa (Cine en la Luna), creo que antes era Cinema na Rúa (Cine en la calle), al más puro estilo cine de barrio original, sillas plegables de madera, pantalla de tela... un gustazo, al menos para mí.

Nosotras íbamos a ver "La Reina", peli que me pareció muy cuidada en detalles, con grandes interpretaciones, pero de la que me esperaba más, para ser sincera.

22 comentarios:

Poio dijo...

jazz y cine al aire libre... una cervecita encima... una bella mujer a mi lado.

la noche perfecta.

sevemos

Mirko dijo...

Pues a mí el jazz me aburre... :-/
XD parece que me he vuelto en contra de tí, eh? XD
Oye, que he visto una foto tuya...muy majica, ehhh? (había que compensar la ristra de comentarios negativos)

Ruth dijo...

Esa peli me pareció un fraude total. Creo que usar, una vez más, la imagen de Diana, para escenificar la división entre monarquía y gobierno en Inglaterra es blando y ñoño. Podrían haber escogido un telón de fondo más actual y espinoso, como la puñetera foto de las Azores, por ejemplo.

la noe dijo...

luna,cine,jazz,cerveza!!que bonito y que envidia! me hubiera gustado estar ahi,aunke prefirieras un maromo...jeje!
besicos

Tamaruca dijo...

Ay qué canciones me pones!! Esto para la ñoñería mal, eh?? Contraproducente 100% jajaja!!

Un besito Carabiru, mua..

Luna dijo...

Bueno, de la peli no puedo opinar, q no la he visto..pero de tu city si, bella, y eso q no la he disfrutado in the night, ay, carabirubi, q bonitas las ciudades de noche, con el calorcito del verano...y la musica? ..pues para gustos...coincido contigo este chico tiene una voz muy, muy seductora..asi q a ver q andas haciendo por ahi..q lo veo todo desde aqui arribita ;P...
bsines desde las alturas

La interrogación dijo...

Yo no soy una especial apasionada del jazz, no lo entiendo y no siempre soy capaz de seguir su ritmo pero reconozco que hay algunas piezas que son verdadero arte...

El lunático Barry dijo...

A mí el Jazz me gusta aderezado de otras músicas, es como el alcohol 100% no puedo tomarlo, pero rebajado no puedo evitarlo... me encanta. Dan ganas de hacer el circuito que has descrito.

Patri dijo...

Pues que buena idea, ¿no? La verdad es que suena muy bien. ^_^

Besotesssssssssssssss

PD>me gusta el nuevo look del blog.

El Responsable dijo...

Te ha faltado decir algo así como:

"El aroma de la Celulosa mezclado con el Jazz y la cerveza hacen un extaño efecto en mi cuerpo ..."

¿Es verad lo que dicen que los pontevedreses estáis tan acostumbrados que ya no notais el olor de la Celulosa?
Aunque bueno, supongo que habrá sitios donde no llegue.

Siento haberte chafado el post, pero tengo el día gilipollas.

bikos.

PD: Muy chulo de todas todas el casco histórico de Pontevedra, en Vigo sólo hay yonkies y prostitutas.

El Responsable dijo...

TRASLADO DE ENCE XA!!!!!

Carabiru dijo...

Ais, Responsable!! ya me has jodido la atmósfera romántica!!

Pues sí, ya estamos acostumbrados, aunque no siempre huele, y créeme, otras ciudades, ejem Coruña, huelen mucho peor, y a ese sí que no te acostumbras...

Bicos!!

Ender Wiggings dijo...

Yo en lo de la celulosa, ni pío, que soy de Lalín, y algún que otro mandatario de por aquí tiene bastante que ver con la manga ancha que la Administración ha tenido con Ence siempre, jeje.

Eso sí, el Jazz es la música de las músicas... Hay 3 grupos de personas según su relación con la música: Aquellos que la usan simplemente, como entretenimiento o cuando ponen la radio o están de fiesta. Después están los que la disfrutan, la compran, la siguen... y esos se clasifican por gustos en miles de subgrupos. Pero están también los que aman la música, no pueden vivir sin ella o fuera de ella... y en estos, siempre hay una evolución que empieza en los gustos propios o las músicas que hayan aprendido a tocar en su entorno... va subiendo en la escala de calidad/emotividad musical universal, y tras dicha evolución, se instala definitivamente en el Jazz, que no es más que la libertad de cátedra aplicada a la música, o en la clásica, que es todo lo contrario pero a la vez lo mismo. Y si alguien lo duda, que observe a su alrededor. Ahí queda eso, jeje.

Saludos, micos e becos.

tan versátil como acústica dijo...

bueno, yo "la reina" quiero ir a verla cuanto antes. si voy, le comento.

angeluxi dijo...

No había visto el diseño nuevo!!! me encanta!!! ¿lo has hecho tú?
Un besino!

Ard C dijo...

Tranquila Carabiru, que en cuestión de olores creo que Toledo se lleva la palma, en las calles estrechas hay una peste a orina seca que sin duda traslada al visitante a los tiempos en que se vaciaban los orinales en la calle al grito de: Agua Vaaaaaa.

mismilcosas dijo...

El jazz marca el ritmo de mi vida, el soul, el r&b y todos sus derivados... Cuando tenga pelas suficientes me compraré un saxo y contrataré a un profe particular para q me enseñe a tocarlo... es un sueño más...

muas

JT dijo...

No puedo oír el vídeo, pero lo del cine de verano me hace, me hace. Si no estuviera a miles de km de ahí, no hubiera dejado de pasarme un ratito...

GUIZMO dijo...

Me subiré al barco de los valientes capitaneado por Mirko y admitiré que el jazz (aunque aprecie la inmensa pericia técnica de sus músicos) me aburre como a un pinguino. Es que ni siquiera puedo con el más "comercial" tipo Norah Jones y demás.

Ruvias Intelijentes dijo...

uala , que chulada lo del zine en la caye!!! hen balencia lo acian (no savemos si aora tamvien) en berano, cuando cinema jove, en biberos (que son unos jardines). mas chulo ber indianallons en pantaya grande, comiendo bocata i a la fresca... jo
que enbidia!!!!

Miss Sinner dijo...

Me encanta Bublé ^^
Y no te apures, a mí también me pone tontísima el jazz XD

¿Viste? Ya encontré nueva imagen... Por ahora, porque a saber cuánto me dura ^^'

Besotes, niña.

Balcius dijo...

Caray, podías haberme avisado. Este verano me he perdido el jazz al aire libre en Pontevedra, y eso que estoy al lado, falla un poco la difusión, me temo. Siempre voy y lo disfruto mucho, el Teucro es el lugar ideal, y siempre hace la temperatura adecuada, oir música bajo estrellas, entre la piedra, entre la gente... Pensar que me he ido a 700 kms por un concierto, pero bueno, ha estado muy bien.

Respecto a la compañía, tienes razón, pero la verdad es que incluso la soledad se disfruta mejor dentro de ese sonido, en ese ir y venir de libertad, de improvisación, de música escrita directamente en el pecho, y que siempre me hace buscar una mano.