10 ene. 2008

Nubes y trolas:


Pequeñas, esponjosas, en colores pastel... dulces, y con una extraña textura.
Hay gente que antes de comérselas las quema, pero la verdad, no acabo de encontrarle el gusto al sabor que adquieren, y me da bastante repelús la pinta con la que acaban.

Nubes

A veces me pregunto cómo las harán, pero estoy completamente segura de que el día que lo sepa dejarán de gustarme, fijo, hay cosas que no se deben saber nunca.

El otro día, en un calcetín navideño lleno de chucherías apareció una bolsita llena de estas nubes, y en la mesa, con la familia, recordé la historia que nos colaba mi madre para no dejarnos comerlas.

Según ella, si comías nubes, se inflaban en el estómago, y salías volando. Subías y subías hasta que ya no podías bajar nunca más. En mi cabeza, me imaginaba que al final acababas convertido en una nube más del cielo, y siempre, al salir del súper donde las había visto, miraba hacia las nubes y pensaba cuántos niños estarían allí arriba.

Nos reímos mucho con la anécdota, mientras yo comía las dichosas gominolas, por supuesto sin sentir ni por un momento que mis pies se despegaban del suelo.

La verdad me sigue maravillando la cantidad de cosas que nos creíamos de pequeños solo porque nos las decían nuestros padres.

¿Se os ocurre alguna?

18 comentarios:

La interrogación dijo...

Pues es una trola absolutamente encantadora. No la había oído nunca pero me comeré una nube de esas hoy por la tarde...

Un beso

Mirko dijo...

¿Que las queman antes de comérselas?? ¡¡Qué ascooooooo!! :-S

el Pitu dijo...

A mí ahora me maravilla lo estúpidos que fuimos al no creernos muchas otras cosas que nos dijeron nuestros padres y resultaron ser ciertas.

Tale dijo...

No hace mucho estuve leyendo 'El Espejismo de Dios". Hacia el final el autor viene a proponer que la enorme credulidad infantil era en realidad de una ventaja evolutiva que permitía a los jóvenes aprovechar de la experiencia de los más mayores sin necesidad de replantearselas ni tener que volver a aprender.

Y decía que eso era utilizado por las religiones para autoperpetuarse.

Olvidó decir que también era aprovechado por las madres para evitar que sus hijos se empacharan. :)

Por cierto, hablando de nubes, una vez hice una especie de receta deshaciendo las nubes en la sarten y mezclándola con crispis. No estaba mal. Nada mal.

Un beso Cara!

Dude dijo...

Ay una cancion de "lobe of lesbian" que dice que todos somos nubes, no fisicamente pero si en nuestros actos. nuestros pensamientos, nuestros enfados, nuestros sueños, etc...

Que bonito!

Salu2

la nena dijo...

mashmallows,,, en inglaterra las comia quemadas..."crudas" nunca me gustaron... ni eso ni el algodón de azúcar, me dan mucho repelús su tacto

Miss Sinner dijo...

Joder, qué triste ha sido mi infancia. No me creía ninguna de esas cosas :-( He sido muy descreída siempre.

Empecé a poner en duda el origen de los regalos de Navidad muy pronto, y a partir de eso, todo lo demás. No me fiaba un pelo XD

Darkhalf dijo...

Me suena haber oido que lo de las nubes o marsmallows (me parece que se escribe así) quemados, son cancerígenos...
Pero bueno, ¿y qué no lo es?

tootels dijo...

solo había una cosa que decía mi madre que me creía a ojos cerrados.. y era que cuando decía qe no era que no, y lo ratificaba ante mis lloros con una frase:
"Me da igual que llores, aunque sean lágrimas de sangre!!".. Ahora se lo recuerdo a mi madre y se descojona de mi la muy perra... la verdad es a mi me da la risa ahora cuando se la hago repetir nada más que por el hecho de volver a oirla, je je je
de cuando nos pegaba con el cinto no hablo que os vais a asustar... ja ja ja , que noooo, que es coña joer!!!

la noe dijo...

A mí me decían que si me tragaba las pepitas de la sandía o del melón y luego bebía agua me crecía un melonero en las tripas... y ahí estab yo, escupiendo una por una...
besos

las ruvis dijo...

a nosotras nos dijeron que nuestro poyito se avia ido porque lo hapuntaron ha un campamento para abiadores. i que no podiamos bisitarle porque no hestudiaria i le suspenderian i no podria bolar nunca jamas.

no lo bolbimos a ber... pero hera lo mejor para hel. seguro que oi hes un gran piloto!

Tamaruca dijo...

Qué mentirijilla más chula... A mí no me contaban ninguna porque me volvía loca si no me cuadraban los datos y preguntaba compulsivamente hasta desesperarles. Por ejemplo, la de Noe:
- ¿De una sola pepita sale una planta de sandía? ¿Sin tragarme tierra ni fertilizante ni nada? ¿Se me quedará la sandía en la tripa, como un hijo?
- No, te saldrá por una oreja y se te torcerá la cabeza hacia un lado por el peso del melón.
(Mi tato era/es así de cabrón)
- Pues me como dos y me sale uno por cada oreja, así equilibro. ¿Podré venderlas? ¿Saldré por la tele? ¿Seré una frutería viviente?

Así hasta desesperar al susum corda :D


¡Muchos besos!

Nanny-Ogg dijo...

Esa historia de las nubes me parece preciosa. A mí me decían cosas más "normales" como que si me tragaba un chicle la tripa se me iba a pegar; también me decían esa de que si me tragaba la pepita de alguna fruta me acabaría creciendo un árbol entero aquí adentro cosa que me entretenía mucho intentar imaginar.

Ah, y acabo de recordar que, cuando tropezaba o me daba un golpe sin querer, me decían que eso era "Padre Dios" (sí, sí, Padre Dios) que me castigaba porque algo malo habría hecho (toma ya menuda forma de crearte culpabilidad).

Besos

El Responsable dijo...

Tu madre tenía razón, la explicación científica es que la ingesta abusiva de este tipo de gominola produce gases y ..., bueno, prefiero no entrar en más detalles.

Bikos

Carabiru dijo...

Inte, sí, la verdad es que lo pienso ahora y me río, jejeje.
Mirko, ya veeeees que ajcoooo.
Pitu, sí, esa es la otra cara de la moneda.
Tale, eh! gracias por el dato! y menuda recetilla, majo!
Dude, como aquella otra que dice que somos aire... pues entre una y otra... ¿por qué no podremos volar?
Nena, jajajjaa, y a mí al contrario, jejeje.
Sinner, :P no sé por qué no me sorprende! jajajaja
Darkhalf, pues sí, ¿qué no lo es?
Tootels, qué dramáticas son a veces las madres, verdad? lágrimas de sangre! parece el título de una peli, jjeejej.
Noe, esa a mí también me la decían con las cerezas... anda que no estaba preocupada yo con el tema de que me saliese un árbol frutal por la boca...
Ruvis, qué tierno!
Tam, jajajaj, contigo me pasa como con Sinner, no me sorprende nada! te pega muchísimo! ay! tu tato! qué divertido! pero tú más! jajajajajajjajaja
Nanny, entre eso del Dios castigador, y la Madre del cielo que llora si eres malo... qué martirio!!
Responsable, jajajajajjajajajjajaja

shysh dijo...

Debo decir que no me gustan las nubes esas pero qué manera tan linda de contarlo que tienes.
Vi una vez que unos colgaos las quemaban con un mechero, luego las chupaban, se las pasaban, las volvíana a chupar y quemar y puaj. Luego me enteré que esas nubes son lo que se quema en las hogueras de campamento en las pelis yanquis. O sea que no van desencaminados. Respecto a la sustancia de la que están hechas quiero creer que es azúcar y alguna goma especial porque si me paro a pensar más, gomitaría.

Violeta Lópiz dijo...

En las salinas de Ibiza donde nacì, hay unas montañas gigantescas de sal, que suelen transportar con unas cucharas gigantes al mar, que por eso està salado.

Víbora dijo...

A mí me decían: "cuando seas padre mandarás en tu casa". Menuda mentira más gorda.